Transporte privado

Por un lado, el ir hacia ciudades más amables y con mejor calidad de espacios públicos, y la necesidad de dar mayor prioridad al transporte público, supone que el espacio destinado al vehículo privado se vaya reduciendo progresivamente por el bien común, y así lo ha de entender el conjunto de los ciudadanos.

Por otro lado, el contexto socioeconómico actual supone que sea necesario analizar con detalle la idoneidad de nuevas infraestructuras de transporte, al tiempo que cada vez se avanza más con medidas de gestión del tráfico en tiempo real, con lo cual son necesarios estudios de tráfico específicos para valorar los efectos de las diferentes medidas, bien sean infraestructurales o de gestión.