Transporte público

El transporte público terrestre lo configuran tanto los modos ferroviarios (ferrocarril, tranvía) como los servicios de autobús de ámbitos metropolitanos o puramente interurbanos.

La necesidad de mejorar la calidad del servicio y optimizar su prestación, así como la progresiva instauración de ámbitos tarifarios integrados, nos exige avanzar cada vez más hacia la integración total de la oferta del conjunto del transporte público terrestre, tanto a escala local como regional.

El ciudadano verá el transporte público como una alternativa de desplazamiento si este le ofrece facilidades para poder moverse hacia diferentes lugares, de manera coordinada y fiable, en función de sus necesidades.